El viaje intermitente

por Katia Rejón | 27 nov, 2019

Millones de personas se ven obligadas a migrar huyendo de la violencia o del hambre. Por desgracia El Viaje de los Cantores de Hugo Salcedo, estrenada hace tres décadas, no solo mantiene la urgencia de darle voz a aquellas personas que mueren a la mitad de una travesía en busca de esperanza, sino que incluso es más necesaria.

La historia est√° basada en una noticia de 1987 sobre un grupo de 18 migrantes de Zacatecas que murieron asfixiados en un vag√≥n cerrado herm√©ticamente en medio del desierto cuando intentaban llegar a Estados Unidos. Solo sobrevivi√≥ Miguel Tostado Rodr√≠guez, un joven de 24 a√Īos que abri√≥ un agujero en el piso del tren para pegar la boca y respirar.

Con la forma y tama√Īo del interior de un furg√≥n, el √°rea rectangular demarcada para la ficci√≥n est√° confinada al fondo del escenario, elevada con una tarima de madera a unos cent√≠metros del piso. El espacio para los espectadores, con cr√©dito de escenograf√≠a para V√≠ctor Zavala, queda separado por una especie de reja tejida con hebras de cuero, un sitio deliberadamente reducido a cuarenta butacas en cuatro filas, lo que favorece una experiencia inmersiva.

Dirigida por Sandra Mu√Īoz, la compa√Ī√≠a teatral Dosce, de Tamaulipas, intenta ampliar el concepto de migraci√≥n como un fen√≥meno que no solo se da en ciudadanos de distintos pa√≠ses, sino tambi√©n en animales, en las relaciones personales y en los procesos biol√≥gicos del cuerpo. Intercala en el texto original abundantes explicaciones did√°cticas, datos duros sobre la violencia en las migraciones, as√≠ como testimonios personales de los actores. El biodrama podr√≠a funcionar, pero se diluye la problem√°tica principal con la sobrecarga de elementos y lenguajes desconectados entre s√≠.

Hugo Salcedo informa en sus notas al texto que las escenas se pueden presentar azarosa o cronol√≥gicamente. La misma directora explic√≥ que el dramaturgo le dio luz verde para cortar y agregar. En esta libertad de intercalar informaci√≥n que aleja de la historia principal ‚Äďel viaje de la mariposa monarca, las c√©lulas, la migraci√≥n de los libaneses y los chinos a M√©xico, un divorcio y el recuerdo constante al p√ļblico de que ‚Äúsolo es una obra de teatro‚ÄĚ‚Äď reside la mayor debilidad de esta propuesta.

Lo que se conserva del texto de Salcedo tiene una buena ejecución. Es a partir de la espera de las mujeres en la terminal del tren que la obra se precipita a la creciente pérdida de la tensión dramática en favor de la pedagogía.

La iluminaci√≥n a cargo de Isaac Mart√≠nez y Jos√© Manuel Sandoval acent√ļa la intensidad de las escenas con sombras y luces c√°lidas, en momentos de tensi√≥n donde los migrantes terminan por golpear al Mosco, el √ļnico individuo que sab√≠a c√≥mo abrir la puerta. Resulta acertado el marcaje de la desolaci√≥n de los viajeros cuando la asfixia es inevitable, personajes y espectadores quedamos a ciegas.

Los rezos del desconocido entretejidos con los cantos de los viajeros y la posterior entrega de todos a la canción cristiana compone un cuadro conmovedor sin ser melodramático. La corporalidad de los personajes es consistente y los diálogos dinámicos y bien ejecutados.

El corrido de los migrantes de Sergio Aguirre entonado en colectivo cobija el realismo de la historia. El acompa√Īamiento de la guitarra consigue una atm√≥sfera de nostalgia norte√Īa. Actores bien dirigidos, la energ√©tica gestualidad y las cuidadas coreograf√≠as ofrecen sugerentes composiciones que imprimen al todo una buena factura visual.

El contexto en el que se da El viaje de los cantores, 30 a√Īos despu√©s de haber sido escrita, ha cambiado, se ha recrudecido, sin embargo el conflicto planteado por el autor mantiene su valor esencial. El intento por parte de la directora de escena de imprimir el sello contempor√°neo con abundancia de datos, rompe con la curva dr√°matica lograda por Salcedo para ahondar en la tragedia de morir confinado en un ata√ļd de metal a mitad del desierto.

***

Crédito fotos:

  • Ra√ļl Kigra
  • Jos√© Jorge Carre√≥n
  • Ra√ļl Kigra
  • Jos√© Jorge Carre√≥n