Intentos por arropar las ausencias

por Enrique Arroyo | 28 nov, 2019

La Liga Comunista 23 de septiembre, grupo guerrillero surgido en México en la década de los setenta, tuvo entre sus filas a Ana Luisa Guerra, quien sobrevivió al secuestro y tortura por parte del Estado. La reconstrucción de su historia y sus distintos vínculos con los actores son el motor que origina Me apellido Guerra, el más reciente montaje de Bardo Teatro. Se trata de un documento escénico que concibe y dirige Daniela Guillén, sobrina de Ana Luisa y encargada del proceso de investigación. 

En escena habitan una gran cantidad de elementos: grullas de origami por doquier, una exhibición de dibujos a lápiz sobre cartón del mismo rostro, un tendedero de recuerdos, una pequeña banca con libros, una máquina de escribir, algunas plantas y diversas fotografías de personas desaparecidas. Hacia el fondo en un letrero luminoso es posible leer: por favor siéntate en esta selva me ha costado mucho hacerla crecer. Completan la composición tres repisas colgantes en donde están las fotografías de Ana Luisa y las de dos de los líderes de la Liga: Ignacio Salas Obregón y Raúl Ramos Zavala. Este es el cuadro visual que enmarca el relato. Se proyecta un atardecer en Mazatlán del tres de marzo de 2016. 

Los actores suben a escena desde el público, uno a uno dan su testimonio que es acompañado por la escenofonía y música en vivo de Samuel P. Adorno. Desde un micrófono de pedestal, Guillén narra fragmentos de una historia que da cuenta de la formación de la Liga —en un contexto enmarcado por el Movimiento del 68 lo que sabemos gracias a proyecciones en una pantalla al fondo del tablado— y de cómo su tía fue apresada en la clandestinidad por pertenecer al movimiento guerrillero. Otros miembros del grupo insurrecto fueron asesinados, torturados o desaparecidos. Las proyecciones multimedia en esta escena evidencian las entrevistas que la directora realizó a sus familiares y exmiembros de la Liga desde el 2015. Se empalman texto con narración y resulta fácil perderse en el hilo argumental. La investigación desemboca en dos dramaturgias paralelas: Correr, Bailar, Callar de Érick D. Ramírez Farías y [Esa lista que se engrosa] de Myriam Orva.

Me apellido Guerra subraya la lista creciente de desapariciones forzadas en el país y de persecuciones políticas que continúan sucediendo. Hechos a los que los intérpretes de la compañía mexiquense suman su visión y su propia historia de vida. ¿Cómo materializar las ausencias?, ¿cómo hacer presente lo ausente? La invitación del grupo es hacerlo a través de las acciones conjuntas, al menos para honrar la memoria y las distancias, de modo que puedan hilvanarse conexiones entre el relato de Ana Luisa Guerra y la historia propia. 

Desafortunadamente, al descuidar el dinamismo escénico y centrarse en la narrativa oral, la puesta en escena pierde toda contundencia y se queda solo en el documento. La energía mayormente monótona de los testimonios, pero sobre todo el formato a la italiana, ofuscan el contacto y la trascendencia emotiva del tema. Por el contrario, se produce un distanciamiento que se disuelve hasta el término de la obra, cuando ya no es indispensable quedarse y los espectadores pueden entrar en el dispositivo y vincularse con la historia presentada. Entonces es posible apreciar los detalles, los documentos, las fotografías, los libros y los recuerdos asociados a alguna canción, así como colaborar con la hechura de grullas con Juliana Spínola, el fotobordado de alguna imagen de un desaparecido con Daniel Goel, o sumarse a la carrera del próximo primero de diciembre en protesta por las desapariciones forzadas con León Pablo. En la función del Teatro Alfonso Michel fueron alrededor de cincuenta personas las que subieron al tablado y se adhirieron a las colaboraciones referidas. Me apellido Guerra, en su búsqueda por cruzar memorias, denuncias y anhelos, pretende provocar una respuesta activa en la colectividad. Sin embargo, se queda en un simple intento de  arropar ausencias que prevalecen.

***

Crédito fotos:

  • José Jorge Carreón
  • Raúl Kigra
  • Raúl Kigra
  • osé Jorge Carreón