Primera Libre Muestra de Teatro: un Fringe a la mexicana

por Diana Tejada y Juan Carlos Araujo | 22 nov, 2018

La Muestra Nacional de Teatro (MNT) llega por primera vez a la Ciudad de México y en ese marco la Red de Espacios Culturales Independientes Organizados (RECIO) gestionaron La Libre Muestra de Teatro, la primera en su clase. La también llamada Muestra Off Alternativa, alberga 60 propuestas escénicas –provenientes de ocho estados, entre otros Veracruz, Tlaxcala e Hidalgo– en 15 foros independientes de la capital.

RECIO es un organismo fundado a finales del 2016, que opera actualmente sólo en la Ciudad de México. Lo conforman 12 espacios teatrales, entre ellos el Teatro La Capilla, el Centro Cultural Carretera 45 Teatro, el Teatro NH, el 77 Centro Cultural Autogestivo y La Teatrería. Estos recintos son diversos en su cartelera, resultado de líneas curatoriales distintas, que van desde nuevas teatralidades hasta propuestas mucho más comerciales.

A la par de ser una iniciativa de RECIO, La Libre fue convocada por el Sistema de Teatros de la Ciudad de México y la Coordinación Nacional de Teatro del INBA, en el marco de la 39 MNT, con el objetivo de dar visibilidad a la amplia oferta teatral que existe actualmente en la ciudad sede de la Muestra este año.

Para conformar La Libre se emitió una primera convocatoria a los espacios culturales que no son parte de RECIO, a fin de unirse al encuentro dentro del marco de la 39 MNT. El Foro Bellescene, Foro La Morada y Teatro ZentrO fueron seleccionados. Una segunda convocatoria estuvo dirigida a los creadores escénicos del país para armar la cartelera del evento que iba a acompañar a la Muestra Nacional de Teatro. Se recibieron 76 propuestas, fueron seleccionadas 49 de la CDMX y 11 de los estados.

La selección de obras de La Libre se caracteriza por una enorme diversidad. Por ejemplo, La Mordida de la Compañía de Teatro Penitenciario, Bare-Knuckle, que fue parte de la 38 MNT en León, Guanajuato, y Elefante, ópera en espacio mínimo, ganadora del premio a la mejor obra para jóvenes audiencias 2017 por la Agrupación de Críticos y Periodistas Teatrales comparten cartel con propuestas como Aquella Banca del Parque, musical de 15 minutos en su origen, que surgió en Teatro en Corto; la ligera e irreverente obra de cabaret Lo tenemos levantado hacia el señor, de Neurocity, o bien Juego de niñas de Luis Santillán, recién estrenada a finales de octubre.

En ese marco, la Muestra Crítica de la MNT decidió incluir en su agenda algunas críticas de obras de La Libre Muestra de Teatro. Uno de los montajes seleccionados fue La grieta, entre animales salvajes, de Gracia Morales y Juan Alberto Salvatira, bajo la dirección de Ruth Hernández y Mauricio Estrada, presentada en el Teatro NH. La puesta en escena, que pretende contar la aventura de tres amigos que deciden huir de la ciudad y pasar un fin de semana en una casa rural alquilada, ofrece un trabajo actoral débil, con diálogos mal construidos y una estructura narrativa sin los elementos básicos para generar tensión dramática. A partir de esta experiencia surgió la inquietud de saber cómo se armó la muestra alternativa a la oficial y a fin de entender los procesos de selección y programación de la Muestra Libre, se conversó con Sonia Couoh, representante de RECIO.

Nosotros no hicimos una curaduría. De todas las carpetas que nos llegaron una comisión de RECIO mandó a cada uno de los espacios la selección que creíamos pertinente para el perfil de público del lugar y las condiciones del espacio. Una vez enviado todo ese material a cada uno de los quince espacios, ellos eligieron qué obras de la convocatoria les interesaban. De alguna manera, sí se hizo curaduría, pero la hicieron los espacios, explica Couoh.

Realizar una curaduría por parte de RECIO era complicado porque uno de nuestros objetivos era incluir en nuestra programación todo. O sea hacer un Fringe. Couoh se refiere al tipo de festival alternativo de artes escénicas que se celebra de forma paralela al Festival de Edimburgo y que incluye todo tipo de formatos y géneros de teatro, especialmente experimentales. Quisimos armar una plataforma donde pudiéramos mostrar diferentes posibilidades, varios discursos, darle lugar a todo y que cupiera durante los diez días en nuestros recintos. Creímos que no iba a ser necesaria la curaduría, hacerlo era metermos en una dinámica muy similar a la de la Muestra, agrega. Como parte de la dirección artística de la MNT del año pasado, Couoh conoce los procesos de selección de la misma y habla de sus diferencias con La Libre: No hay una dirección artística. Hicimos una convocatoria nacional, pero en espacios no subsidiados y sin apoyo financiero. Gracias al enlace con las instituciones patrocinadoras de la MNT, contamos con su apoyo para el material impreso y la difusión. La MNT alberga aproximadamente 30 obras de teatro. Nosotros casi el doble o triple.

Couoh menciona que otra de las posibilidades con las que contaba La Libre era incluir en la programación las obras que los espacios ya tenían en temporada. En algunos casos, como el del Teatro NH, se aprovechó esta oportunidad para publicitar las obras en cartelera más que abrir sus teatros a puestas en escena carentes de un espacio. En la selección predominó la cartelera local.

Las otras dos obras visitadas por la Muestra Crítica fueron Visceral, escrita y dirigda por Adrián Vázquez, y Por temor a que cantemos libres, con dirección de Nora Manneck. Ambos montajes presentan una estética y poética bien elaboradas. Constituyen buenas alternativas de muestra off,  para programadores y público atraído por la MNT a la Ciudad de México.

El éxito y futuro de La Libre es incierto: Creo que da para mucho más y que podría ser más rigurosa en todos los aspectos, dice Couoh Sin embargo, no está asegurada una segunda emisión. Tras generar una primera Muestra Libre, esperamos que alguien de los estados en los que se vaya a presentar la siguiente Muestra tome la iniciativa. En este sentido, los intgrantes de RECIO están abiertos a la posibilidad de ofrecer asesoría y consejo a quien decida replicar el proyecto.

Ángel Ancona, Coordinador del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, considera que RECIO debería continuar con este evento Fringe cada año en la Ciudad de México, a la par de la Muestra Nacional de Teatro donde sea que suceda. Para él, las iniciativas ciudadanas como la de RECIO, con el potencial de crear un movimiento como el festival Fringe de Edimburgo, merecen todo el apoyo, porque es notable la calidad y la cantidad de obras de teatro que se presentan en la CDMX cada año, así como el número de espacios independientes que existen. Para Ancona la Muestra Libre es es un “ganar-ganar” para todas las partes involucradas.

De esta manera, esta primera muestra alternativa, que priorizó cantidad sobre una selección curada y donde los espacios le dieron preponderancia a sus carteleras, es una iniciativa necesaria e importante. Si RECIO apunta a difundir el quehacer teatral independiente en la Ciudad de México, así como dar el balazo de salida para que trascienda esta primera entrega, habrá un gran desafío por delante. Es cuestión de aprovechar el apoyo y la voluntad de las instituciones que ahora —tras la primera versión—existe, así como la capacidad organizadora de una naciente agrupación de ciudadanos/artistas, para que también en México tengamos nuestro propio Fringe.

 

Volver a Críticas