Tito Vasconcelos: El padre del cabaret en México

  • Se reconoce a Tito Vasconcelos en el marco de la MNT y con él al teatro cabaret

Por Araceli Álvarez Ugalde

INAUGURACIÓN XXXVIII MNT

Foto: José Jorge Carreón

“Maestro”, “apasionado”, “patriarcal”, “ególatra”, “imponente”, “dios” y “diablo” son los adjetivos calificativos con los que describen a Tito Vasconcelos aquellas personas que han trabajado con él. No se puede hablar del teatro cabaret en México sin nombrarlo. Fue uno de sus principales impulsores junto a personalidades como las artistas Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe. Tras 50 años de trayectoria, el Instituto Nacional de Bellas Artes lo reconoce durante la Muestra Nacional de Teatro 2017 con la medalla Xavier Villaurrutia.

Se podría decir que la carrera del oaxaqueño comenzó cuando se vistió por primera vez de mujer. Fue en 1978 al interpretar a la legendaria actriz francesa Sarah Bernhardt en una entrega de premios de críticos y cronistas de teatro en Ciudad de México. Recibió aplausos de pie por su interpretación. Tito Vasconcelos se formó en las escuelas de teatro de la UNAM y en la del INBA, además de haber sido alumno de Charles Ludlam en Nueva York, actor y director que se caracterizó por vestirse de mujer y usar doble sentido.

Despapaye riguroso

Una joven toca el piano en el escenario y sólo la acompaña un dibujo de la tumba de Cristo. Por un lado del escenario sale una mujer que lo cruza al ritmo de la música. Da una vuelta, sonríe al público y se presenta: “Yo soy María Magdalena. Bueno, en honor a la verdad, no soy María Magdalena. Soy María Félix que a su vez interpreta a María Magdalena. Aunque tampoco eso es cierto. Soy Tito Vasconcelos disfrazado de María Félix que interpreta a María Magdalena. Vamos a jugar al teatro”. Desde hace veinte años Vasconcelos monta La Pasión según Tito en distintos espacios en la CDMX. Es solo un ejemplo de muchas obras que ha hecho y de las que incluso dice ya perdió la cuenta. A través de monólogos protagonizados por la Virgen María o los apóstoles repasa en La Pasión la historia de los Evangelios que va entretejiendo con acontecimientos políticos actuales. A lo largo de estos años lo han acompañado destacados cabareteros mexicanos como Ana Francis Mor o Andrés Carreño.

“Tiene una puesta en escena muy sólida”, dice el periodista y crítico de la revista Time Out, Enrique Saavedra. “Hay una dramaturgia y una puesta en escena rigurosas aún dentro de la improvisación y del despapaye propio del cabaret”. Tito Vasconcelos confecciona desde la crítica social un teatro político, inmediato, modificando la dramaturgia las veces que estime necesarias entre función y función. Marisol Gasé, una de Las Reinas Chulas, recuerda que su “maestro en el escenario” les decía “que uno hace cabaret haciéndolo”. Cuenta que las “aventó, a las cuatro hijas, a lo cabrón:

—¿Qué vas a hacer hoy, mijita?— decía.

—Nada, ¿por qué?

—Pues hoy estrenamos show. Tráete todos los periódicos y dos cafés.

Las Reinas Chulas —que se autonombran hijas de Vasconcelos— se han convertido en una de las compañías de teatro cabaret más destacadas del país. Lo conocieron en 1997 cuando estudiaban en el Centro Universitario de Teatro de la UNAM y a Tito Vasconcelos lo invitaron a dirigir a los alumnos en Shakespeare a la carta. Cuenta Nora Huerta, otra de las Reinas Chulas, que “por primera vez en mi escuela, donde había mucha seriedad, mucha intensidad y los actores se azotaban y lloraban en los rincones, se vivió alegría, energía y felicidad. Los actores bailaban y cantaban desnudos del torso para arriba. Era un escándalo. Fue muy padre”. El semestre siguiente a esa invitación Vasconcelos fue contratado como maestro del CUT. La mayor enseñanza que les ha dejado según Cecilia Sotres, otra de sus “hijas”, es la diversión. “Ríete, ten placer, diviértete con tus personajes y con la historia. Escribe, eso es fundamental. No solo vas a actuar, vas a escribir lo que hagas, vas a investigar, vas a treparte y vas a producirte”, les decía.

Reinventarse hasta llegar al límite

De ojos verdes, nariz grande, sonrisa amplia y voz gruesa su nombre figura entre los personajes destacados de la comunidad LGBTTTI por sus contribuciones como el impulso de la Marcha del Orgullo —la cual cumplirá 40 años en 2018— o la presión que hizo para que se aprobara la Ley de Sociedades de Convivencia mediante la que se reconoció las uniones entre personas del mismo sexo. También contribuyó a la difusión de temas de sexualidad para la comunidad en espacios como Medianoche en Babilonia, programa que realizó en Radio Educación en los noventa, o en sus bares llamados Cabaretito donde todavía presenta sus obras.

A sus 66 años Tito sigue reinventándose. Así lo considera Pedro Kóminik, destacado integrante de la siguiente generación de cabareteros. Ambos interpretaron al poeta Salvador Novo en Novo en el Mictlán de Luis Felipe Fabre, bajo la dirección de los franceses Benjamin Lazar y Thomás Gonzalez, como parte de la programación del Dramafest 2016 en CDMX. En el argumento, el escritor mexicano está muerto y no llegó al encuentro con los grandes poetas de su tiempo. Está en el noveno piso del inframundo de los aztecas, el Mictlán, perseguido por su doble. “Invitaron a actual a Tito que puso todo su colmillo, sabiduría y capacidad al servicio de algo nuevo. Me impresionó mucho verlo dejarse quebrar y confrontarse”, cuenta Kóminik. En ese entonces el crítico teatral de Milenio, Braulio Peralta, pese a reprochar la pobreza del texto, destacó que lo mejor de la puesta fue la actuación de Vasconcelos y Kóminik.

“El cabaret como lo conocemos ahora y con el entendimiento de lo que es, se debe en gran parte a gente como Tito”, afirma Enrique Saavedra. El mismo Tito afirma que la mayoría de los cabareteros actuales han pasado por sus clases.

Tras una carrera como la de Tito Vasconcelos, ¿qué le hace falta a su larga trayectoria? Enrique Saavedra y Las Reinas Chulas coinciden en que le falta actuar más en teatro. Para Kóminik un desafío sería crear una mayor cercanía con nuevos actores. “Le falta dejar esta protección de la bestia feroz que inspira terror en nuevas generaciones de creadores para que ellos se acerquen a él y no solo sea él el que los busque”. Lo que no le ha faltado son los nuevos espectadores como Vanessa Farías de 23 años que vio La Pasión según Titoen 2015. “Te envuelve en una montaña rusa de situaciones hilarantes y de mucha reflexión”.

Tito Vasconcelos y el cabaret también son parte de la programación de la Muestra con De pícaros, truhanes… y actores, donde se podrá ver al galardonado en escena en un viaje que va desde los personajes de Cervantes hasta los de la política actual. Se presentará este sábado 25 de noviembre en la Caja Negra MNT.

0

You may also like

El gran dios Brown: la máscara que nos oculta, la máscara que nos revela
El gran dios Brown: la máscara que nos oculta, la máscara que nos revela
Un mundo sin lluvia
Un mundo sin lluvia
Una ciudad herida por la lluvia de balas
Una ciudad herida por la lluvia de balas